Sobrarbe es mi vida, gente sencilla y parajes únicos. El lugar donde mis cenizas, dentro de muchos años espero, abonaran nuevos bosques y praderas.

10 mar. 2008

Almendreras en flor


Desde siempre me han fascinado los almendros en flor.
Aviso de la primavera que llega con su sol, con sus pájaros, recordatorio del invierno que se aleja tras dejarnos nieve, agua y vida.
Eso era antes, de crío, cuando alrededor de Ainsa correteábamos al lado de los árboles, y tomábamos buena nota de donde estaban los menos vigilados para volver en Septiembre a por los frutos…

Ahora ya el cambio climático ha modificado esto, aparecen muy temprano las flores (y no son recuerdo de lluvias ni fecundidad sino de carencia de agua), y con frecuencia se hielan con los fríos tardíos de pronto que han florecido.

Pero su olor intenso y penetrante, y su visión siguen hechizándome…como luces que poco a poco se van encendiendo en medio de los campos, en las márgenes de los sembrados, junto a los caminos o entre las casas...

5 mar. 2008

Moskowa

Es el nombre de una vía, dura y hermosa, de ascensión al Vignemale por Bujaruelo. Pero aquí no hablo de montañismo (bueno, no sólo) sino que Moskowa es el nombre que le di allá por Diciembre a mi perrita cuando me la traje a casa.
se vino desde El Burgo de Ebro, de casa de Zule, una chica encantadora que es la dueña de la madre y que no podía mantener a los 7 cachorros, y los fué regalando hasta quedarse sólo con uno. Gracias a Salva, un chico de Laspuña que siente adoración por los perros nórdicos, pude adoptarla, y pese a los disgustos y los quebraderos de cabeza que me da, me tiene hechizado.

Nació en noviembre, así que pronto tendrá 4 meses, 4 meses en los que ha crecido mucho y bien, de ser una bolita blanca con cara de buena ha pasado a ser un terremoto blanco/crema con cara de pilla y fuerza increíble.

A todo esto, su raza es un poco un misterio, pues aunque su madre es una Alaskan Malamute gris, se desconoce el padre. A la madre ha salido en cuanto a la cola, la forma de correr, las patas y la atracción que siente por la nieve.

Me la empecé llevando a correr por cerca de Ainsa, a pasear con la bici, pero eso ya son aperitivos para ella. Hace 10 días se subió a la Peña Montañesa conmigo y ni rechistó de cansancio mas que al final del día. Se ha recorrido la Tira de Bies entera sin pestañear, o ya ha asistido a rutas medianamente serias de "enduro" con la BTT.

Y la ves correr y saltar y se nota que disfruta, que está encantada con el monte, con el ejercicio, y que es allí donde se siente más agusto (bueno, junto con el sofá de casa, que no hay quien la saque de allí en cuanto yo me voy...)

1 mar. 2008

Hay una estrella más en el firmamento...
Edito, son dos las que han subido al cielo...
y que se quede así la cosa