Sobrarbe es mi vida, gente sencilla y parajes únicos. El lugar donde mis cenizas, dentro de muchos años espero, abonaran nuevos bosques y praderas.

13 oct. 2012

Travesía Central Pirenaica (TCP): mi visión



No he utilizado este blog para tratar temas políticos o de actualidad, siempre ha sido mi reducto de aislamiento respecto a este mundo tan engañoso que nos ha tocado vivir. Montaña y bici, libros y películas, prosa y verso… buen lugar para olvidarme de todo lo de fuera, recordar sentimientos vividos y conectarme conmigo mismo.

Hoy, y espero que sin que sirva de precedente voy a hablar de un tema tan de actualidad en Aragón como la TCP (Travesía Central Pirenaica). Para los que no lo sepáis, si es que hay alguno, se trata de un proyecto para construir un macro-túnel de baja cota que atraviese los Pirineos centrales de sur a norte. Dicho túnel, de unos 20-30km (aproximadamente, podrían ser más pero lo dudo), se construiría para el tránsito ferroviario e intensivo de mercancías. Y aparte de las paradas en Zaragoza y Toulouse, tal vez tendría alguna parada extra en sitios como Huesca, Barbastro o Lannemezan. O ni eso.

Esto viene a ser lo más probable. Cierto que en reuniones con la Fundación Transpirenaica (creada por y para contar las bondades del proyecto) se nos comentó que había alguna posibilidad de que también pudiera transportar viajeros, y que igual podría haber alguna parada más, pero no creo que haya que ser muy espabilado para, viendo el espíritu de la obra, tener claro que lo que se busca es un medio rápido para cruzar mercancías a través de los Pirineos. Y desde luego eso a Sobrarbe creo que le da pocas o ninguna ventajas.
Desde dicha Fundación también se nos indicó que la zona elegida tendría contrapartidas. Bueno, pues esto tiene para mí una lectura clara: si te dan una contrapartida por algo, es que ese “algo” no te va a ser muy positivo. Nunca he visto que porque la Administración construya en una zona algo bueno, yo que sé, una piscina cubierta, una carretera como la Yebra de Basa – Fiscal, tenga aparte que dar contrapartidas positivas a dicha zona (subvenciones, más servicios, etc).
La Fundación Transpirenaica, entre otras cosas nos puso como ejemplo los túneles suizos que cruzan los Alpes, haciendo hincapié en el túnel de San Gotardo, que conecta la parte italiana de Suiza (Lugano) con la germano parlante. Esto en realidad son dos túneles, uno de carretera ya construido en los 80, de 18km y el que se está acabando (se supone que para 2017) de ferrocarril y 56km.

Casualmente en mi viaje a los Alpes este mes de junio pasépor el túnel de San Gotardo, y pude ver todo lo que la Fundación no enseña: los 50km de valle anteriores al túnel y las características propias (geográficas y demográficas) de la zona en cuestión.
El valle del sur (Cantón de Tesino), que viene desde Lugano es un valle que tiene una cicatriz irreparable, está cosido a base de desmontes, de movimientos de tierra, de plantas transformadoras de hormigón, de plantas de áridos, de barracones, etc. Cada pocos kms encuentras una de estas industrias, varias de ellas en evidente desuso y ruina, otras funcionando para el túnel que sigue en construcción, pero que a no mucho tardar serán ya inútiles.
Ese valle, muy bonito de por sí, está irreparablemente afeado. De cara a los habitantes del mismo, económicamente no supone mucho, sino lo contrario, pues teniendo a pocos km ciudades como Lugano y sobre todo Milán (muchos suizos trabajan en Italia), así como sus áreas industriales, todo esto es asumible, pues no viven del turismo sino del transporte y el sector industrial. Para ellos esta obra es positiva. El coste que supone el afeamiento del medio, el paso de otra línea ferroviaria más que corte el valle, es compensado por el impacto económico.

Sin embargo, el lado opuesto del túnel (en carretera sale a la localidad de Wassen y el ferroviario lo hará cerca de Altdorf, ambas en el Cantón de Uri) es diferente. Lo que pude ver más, la zona de Wassen, es un valle más rural y sin el impacto de grandes ciudades cercanas. Una zona preciosa, aunque sin la descollante belleza de otras cercanas. Diferencia ésta que el hecho de pasar la obra no hace sino aumentar.  Ensuciado, este valle queda más como zona de paso que como destino en sí (lo que nos quieren vender que seríamos, algo incierto).
Los mayores beneficiados en este lado del túnel, turísticamente hablando son la zona de Lucerna - Lago de los Cuatro Cantones e Interlaken, ambas cercanas a Wassen (pero cercanas como pueda ser Biescas de Ainsa)
Y ojo, estoy hablando de una infraestructura, la suiza, que permite el tránsito de pasajeros.

Lo que yo creo es que teniendo una comarca como la que tenemos, Sobrarbe no puede permitirse un destrozo masivo del valle del Cinca. Una línea de tren vallada que partiría la comarca por la mitad, que desde Abizanda a Salinas retumbaría todos los días con el incesante paso de trenes de mercancías que ni pararían ni dejarían beneficio alguno.
Qué beneficio dejará la TCP en Sobrarbe? Los ingresos por 15-20 años de obras? Obras que a buen seguro llegarán aquí ya contratadas por grandes empresas, y como mucho los constructores locales se llevaran subcontratas secundarias. Alojamientos y comidas? A buen seguro se construirán barracones para los trabajadores como en otras obras faraónicas, y los hoteles y alquileres de casas ganarán dinero, si, igual que lo perderán por turistas que dejarán de venir hartos de ruidos, polvo y obras. Creéis que es fácil volver a recuperar el turismo que se perderá (y muy rápidamente) durante estos años, habida cuenta la oferta que hay en España y en el propio Pirineo? Yo creo que será imposible recuperarlo, más aún cuando una vez acabado el túnel, toda la industria e infraestructura creada por y para el trabajo, se dejará allí pudriéndose a la intemperie y destrozando el entorno. Con lo caro que es, nos creemos que se llevarán todas las graveras, industrias y desmontes que han hecho, lo escobarán todo y replantarán césped y árboles?
Aún en el más que improbable supuesto que esos años de obras den buenos réditos en la Comarca, qué legado dejaremos a nuestros descendientes? Un territorio estropeado, el mayor valor que tiene nuestra tierra, la naturaleza virgen, ajado y mancillado.

Y en caso (improbable) de ser transporte de turistas, estos preferirían disfrutar de valles menos estropeados. Ahora estamos a 15min de Campo y a 40 de Sabiñánigo, si esta obra se lleva a cabo no será antes de 30-40 años que esté terminada, y para entonces es de suponer que Ventanillo y Jánovas tendrán nuevas carreteras con lo que en apenas media horas nos plantaríamos de Biescas a Boltaña, de Labuerda a Benasque. Merece la pena que esta obra pase y destroce el Cinca cuando podríamos tenerla a un paso en otros valles? 

El señor Paco Lacau lleva meses en campaña para que la TCP pase por Sobrarbe, porque a Somontano le interesa (como zona industrial, más similar al lado sur de San Gotardo, y con una Sierra de Guara que no se vería afectada), y porque Sobrarbe se la trae al pairo. Seguro que si el trazado fuese por el Vero no le haría tanta gracia. El resto de comarcas pirenaicas, ninguna ha levantado el brazo pidiendo la obra para sí. Comarcas todas con mucho mayor peso político en el Gobierno Aragonés que Sobrarbe, y por tanto con más capacidad política para atraer beneficios. Estoy convencido que si la TCP fuese tan ventajosa como la pintan, todas ellas se pegarían por albergarla, en vez de dejársela al hermano pobre que somos Sobrarbe. 

Porque la jugada es maestra: los inconvenientes, a Sobrarbe, a ellos los años de obras, destrozos, ruidos y polvo.  Y el territorio estropeado. Y en caso de que puedan llegar viajeros, en 30 años nuestras comarcas estarán por carretera a un paso de ese tren. Del andén a Benasque, Jaca o Biescas apenas habrá media hora. Comarcas que no contarán con el destrozo de la obra. Porque yo tengo claro que entre quedarme en una Escalona post TCP a pasar unos días o irme en un santiamén a Biescas o Benasque, elijo esto último.
La única ventaja competitiva que tiene Sobrarbe ahora sobre el resto del Pirineo es su medio natural, el más y mejor preservado de este lado de la cordillera. Perderla sería catastrófico, especialmente porque conforme pasen los años, las zonas de Pirineo que ya están adueñadas por el ladrillo indiscriminado y las macro estaciones de esquí, lo estarán aún más, y con ello las ventajas y el atractivo de un territorio limpio serán aún mayores. 

Las oportunidades para Sobrarbe están todas ya dentro de la Comarca, lo que hace falta es gestionarlas bien y potenciarlas. Y si puede ser, contar con las mismas oportunidades que cuentan el resto de Comarcas pirenaicas, tanto desde Gobierno de Aragón como desde la propia sede comarcal.

Publicar un comentario en la entrada