Sobrarbe es mi vida, gente sencilla y parajes únicos. El lugar donde mis cenizas, dentro de muchos años espero, abonaran nuevos bosques y praderas.

28 oct. 2012

Siete en uno (17-09-12)


Añisclo y Ordesa

18:00h- Acabamos de llegar al coche de Moncho, con los pies deshechos, las piernas doloridas y la espalda gritando que nos quitemos la mochila. Con dolor de cabeza por tener el sol sobre mí durante todo el día. Hemos vuelto del macizo de Monte Perdido, los Treserols, de completar una durísima jornada montañera. 12 horas de actividad que empezaron en la puerta del refugio de Góriz antes de que el reloj tocase las 6 de la mañana. 12 horas como 12 campanadas en las que ascendimos 7 tresmiles y ganamos unos 2000m de desnivel.
Vista de los Gabietos, la Brecha y el Taillón desde la bajada del Perdido
16:00h- Refugio de Góriz. Finalizado el descenso desde Punta Escalera con los pies escaladados por culpa de unos calcetines excesivamente gruesos, lo primero que he hecho ha sido quitármelos junto con las botas y meterme en el cuerpo 2 latas y media de cerveza. Charramos un rato con unos compañeros madrileños con los que hemos coincidido en la cima del Perdido y poco después emprenderemos camino de regreso al coche.
Cara sur del Perdido desde Punta Escalera
14:20h- Cima de Punta Escalera (3027m). Una corta trepada de apenas 30m nos ha encaramado al séptimo y último tresmil del día. No deja de ser un pico anecdótico, un repechillo a mitad del descenso del Perdido por su cara sur. Precisamente ha requerido más dificultad el tramo ya bajado, en el que hemos tenido que destrepar los dos famosos resaltes de “las escaleras”: un par de paredes de 10-15m y grado II o II+. He acarreado durante todo el día 30m de cuerda para descolgar a Moncho en caso de que no se atreviese a destreparlas “a pelo” pero demuestra no necesitarla para nada.
Nevero que baja del cuello del Perdido, atravesando el camino que hemos de tomar
13:00h- Cima de Monte Perdido (3355m). Qué laaaaaaaargooooo se me ha hecho el último tramo de ascenso, uffffffffffffff. Pero ahora con las fotos, los mordiscos al bocadillo y la sensación de volver a estar en esta cima tan mítica, el dolor de piernas se difumina con la satisfacción del (casi) deber cumplido. Lo cierto es que la subida se ha hecho muy dura, principalmente porque el tramo que lleva hasta el cuello del Perdido, sin crampones y evitado por ello el nevero que baja de dicho collado, es un inmenso canchal de roca desmenuzada y gran pendiente. Luego desde el collado hasta la antecima no hay más que una divertida trepada que se salva en un santiamén.
El Cilindro resalta sobre el glaciar del Perdido, junto al valle e ibón de Marboré
11:20h- Cima de la Espalda de Esparrets (3077m).  Alucinando estoy con las vistas impagables que tiene este extraño tresmil, unas olas rojizas que salen de la pared que asciende hasta el Perdido desde Pineta. Nos queda justo debajo el Glaciar del Monte Perdido, esa menguante superficie helada que recuerda otras épocas que vivieron estas montañas. Girando un poco el cuello vemos todo el valle colgante, convertido ahora en morrena e ibón de Marboré, y después ya todo el inmenso valle de Pineta, casi 2000m más abajo. Desde luego se trata de uno de los miradores más increíbles que he alcanzado en los Pirineos, muy por encima de lugares con mucho mayor renombre.
Vista de la Espalda de Esparrets y Marboré desde el Baudrimont NW
10:35h- Cima del Baudrimont NW (3045m). Ahí va nuestro cuarto tresmil, el más divertido porque precisa de una trepada facilita (grado I-II) y lo suficientemente larga y con patio como para hacerse interesante. Y la desenvoltura de Moncho en este tramo es notable, se nota que va cogiendo confianza en tramos algo técnicos. Al pie del pico acaba la lengua de nevero que queda en este altiplano, y aprovechamos su deshielo para cargar agua. Al este, la panorámica de todo este desierto mineral es maravillosa y las diferentes texturas de roca contrastan con el verde reluciente de Pineta al oeste.
Monte Perdido desde la cresta que lleva al Soum de Ramond
09:35h- Cima del Soum de Ramond (3259m). Esperábamos ambos, sin duda, más de esta cima. Las vistas no son especialmente reseñables en comparación con la Punta de las Olas. Sin ser feas, para nada, realmente creo que el mayor interés de este pico es su ascenso por la chimenea de la pared sur, que no hemos hecho al venir desde el noreste. Nos ha costado, eso sí, una buena sudada por la buena pendiente de la pedrera (buena) por la que se sube hasta la arista. Son casi 300m de desnivel que se ganan en un suspiro y luego un sencillo paseo por la cresta hacia la izquierda, hasta el fondo de la misma donde está la cima propiamente dicha
Desde el Baudrimont SE se aprecia la inmensidad y diversiad de este solitario lugar
08:40h- Cima del Baudrimont SE (3026m). Apenas nos ha costado 10min alcanzar este extraño cuerno (según por donde lo mires) que se alza unos 50m sobre el plateau, pero al dar vista hacia Pineta tiene una panorámica preciosa. El ascenso, según reseñas se puede hacer por dos pasos paralelos y muy juntos, el más corto de ellos salvando una placa de II+ que resultó ser mucho menos complicado de lo leído (dudo que tenga ese grado).  El paseo cuasi llano entre la Punta de las Olas y este pico nos ha adentrado ya en el valle escondido, un desierto de roca caliza con miles de facetas que resulta tan extraordinario como esperábamos.
Pineta y el cinca destelleando
08:15h- Cima de Punta de las Olas (3022m). Primer tresmil del día!! Y vaya estreno!! Desde el GR que iba al collado Añisclo hemos tomado la traza de acceso más recta hacia cima, por una pedrera más sencilla de lo que parecía desde la distancia, que tiene apenas un resalte rocoso de unos 15m de fácil y muy intuitiva trepada, salvando una chimenea por la derecha y luego saliendo hacia la izquierda. Escasamente 2h desde que salimos de Góriz, el horario es buenísimo y no hemos forzado la máquina en absoluto, que esto apenas era el calentamiento jejeje. Desde la cima, ya con el día clareado tenemos las mejores vistas de Añisclo, inmenso tajo que corre hacia el sur, alejándose progresivamente de su hendedura casi paralela, Ordesa, que discurre hacia el sur para tornar hacia el oeste.
Macizo de La Munia y LaLarri desde el Baudrimont SE
 07,30h- Sendero GR entre Góriz y Collado Añisclo, 2650m aprox. Estamos en pleno éxtasis, disfrutando de un amanecer absolutamente indescriptible que va ganando terreno desde los lejanos montes de Cotiella y Posets, abalanzándose sobre la Zuca, el collado Añisclo y la Peña Montañesa. Tonos rojizos y anaranjados envuelven nubes grises y azuladas, contrastando con las siluetas pirenaicas y la exigua luz que aún impregna los valles. Perdemos todo el tiempo que podemos contemplando este milagro de la naturaleza, pues por esto precisamente hemos madrugado tanto. Por esto a las 6 salíamos con los frontales encendidos por la puerta del refu, y por esto atravesábamos el collado superior de Góriz, aún entre tinieblas, antes de las 7h.
Amanece sobre el collado Añisclo, la Zuca y las Tres Marías
05:45h- Suena el despertador de Moncho a las 5h, somos los primeros en mover en el refugio y con sigilo para no molestar más de lo imprescindible, nos vestimos y llevamos todos los zarrios al comedor, donde acabaremos de empacar y le meteremos mano al desayuno (demasiado frugal) que han tenido la amabilidad de prepararnos por anticipado, algo que agradecemos otra vez desde aquí. Mientras nos calzamos las botas, comentamos las últimas indicaciones, listos para partir. 
Cilindro, Perdido y Soum de Ramond, las Treserols
Publicar un comentario