Sobrarbe es mi vida, gente sencilla y parajes únicos. El lugar donde mis cenizas, dentro de muchos años espero, abonaran nuevos bosques y praderas.

24 jul. 2009

el beso


Ella condujo por las calles espejadas de la ciudad, habíamos salido de tomar unas cervezas en un bar con pinta de antigua sala de conciertos.
Íbamos hablando de trivialidades, creo que prometí conseguirle unas canciones que se oían en la radio y que ni siquiera he tratado de buscar. Tal vez no lo haya recordado hasta hace poco. Sí que llegamos a oír a Chris Isaak cantarnos Wicked game.
Pasaba la medianoche y me llevaba a dormir antes de irse a su casa. Estaba cansado, quería acostarme y sin embargo conservaba los sentidos a flor de piel.
Cuando llegamos ella aparcó frente a la puerta, tal vez ni apagó el motor. No tengo ni idea de lo que me pudo decir, no recuerdo qué le respondí.
El coche se había ido transformando en una nube oscura, el habitáculo estaba difuminado, sólo su rostro mantenía una nitidez luminosa.
Nunca sabré si cuando dejó de hablar fui yo quien la atrajo hacia mí o ella la que se me acercó. Los ojos se cerraron y enredé mis dedos entre sus rizos de manera casi instintiva.
No habíamos estado más cerca que un abrazo de amigos o un beso en la mejilla, jamás me había subido en su coche y sin embargo…era como tenía que ser.
El neón de la ciudad había dejado paso a la oscuridad de un abismo, ella era su olor, su sabor, su roce. No existió nada más que latidos, palabras entrecortadas, lágrimas y un beso abrazados inacabable. Temblor infinito bajo la piel, nacido en la espina dorsal y extendido hasta las yemas de los dedos. Emoción, amor y pasión bombeados directamente desde el corazón a todo mi cuerpo, que sólo existía para hacérselo llegar a ella.

Una silenciosa explosión de sentimientos con fuerza como para iluminar la ciudad entera.

Todos mis sentidos rendidos a ella, desaparecidos de la faz de la tierra, enredados juntos en cuerpo y mente.
Fue lo soñado, sólo que con un punto de intensidad al que la imaginación no sabe llegar.
La perfección cristalizada en unos minutos cortos como suspiros, que más tarde en mi mente duraron horas. Minutos que se repitieron toda la noche en mi cabeza y en mi sistema nervioso.

Nos dijimos palabras que trato de no recordar y nos despedimos con un abrazo si cabe más intenso.
El coche giró la calle, y lo que se había quedado de mí en la acera abrió la puerta y se dirigió a la cama para no dormir en toda la noche.

21 jul. 2009

Recuerdos


Sólo soy un hombre
pero puedo hacerte feliz.
tan solo un pedazo de fantasía
que coloca una bola roja en tu nariz,
apenas una estrella fugaz
surcando tus tormentas.

Soy un espejo
que refleja tu sentir,
un corazon herido
que sana con tu reir.
miles de barcos
dispuestos a partir
al océano que crea
el olvido junto a ti.

Sólo soy un garabato en un papel,
pero tu me das sentido.
Soy la calle de tus paseos
que iluminas al caminar.
Soy la mano que acuna por ti
las nubes mas altas,
el soplo que apaga las velas
cuando te vas a dormir.
La esperanza que inunda
tus vastos arrozales,
la caricia que sueñas
con regalar al de ayer
y un pedazo de cristal
que llevas a tu coleccion.

Soy un sentimiento libre
que cambia tus sueños,
todas esas ideas
que niegas pensar,
un lector paciente
que traduce tus gestos
y escribe poesía
a lo largo de tu cuerpo.
Jorf

16 jul. 2009

Preguntas


Por qué me gusta sentarme y ver pasar las nubes un dia de viento?


Por qué perder el tiempo oyendo crepitar el fuego y viendo bailar las llamas?


De qué sirve ver ondear una sábana tendida al viento?


Y oir caer el agua en una cascada?


Cómo es que disfruto tanto viendo anochecer en el monte y volver a casa andando entre la penumbra?


Qué se gana poniendo una mano tras otra hasta escalar una pared para luego bajar por el mismo sitio??


Por qué me atrae como un imán descubrir qué se ve desde un collado o una cima de montaña?


A qué se debe que disfrute tanto con deportes tan repetitivos como poner un pié delante de otro o dar docenas de pedaladas por minuto?


Qué finalidad tiene correr perseguido por mi perra?


Qué consigo tumbándome en un prado y siguiendo con la mirada los pájaros?


Y sentándome con una cerveza en la terraza de casa mientras la Peña muda en sombras??



Ni lo sé ni quiero saberlo. Sé que lo necesito y con eso me basta.

8 jul. 2009

Murcianos en la niebla


Siempre es un placer regresar a los grandes montes, y poderlo hacer este julio ha resultado una sorpresa (provocada por el menor trabajo con que nos obsequia la crisis, todo tiene 2 caras)

Esta ocasión se debe a la visita de un singular par de murcianos (Flores y Miguel). Haciendo de guía me los llevé a Liena para que se convirtieran en el sexto y séptimo biker en decender su cara noreste.

Nos llovió, nos granizó y la niebla tapó la gran mayoría de las brutales vistas que tiene esta ruta, pero nada de ello empañó otra gran jornada de bici, con una bajada espectacular y unos compañeros aún mejores.