Sobrarbe es mi vida, gente sencilla y parajes únicos. El lugar donde mis cenizas, dentro de muchos años espero, abonaran nuevos bosques y praderas.

30 dic. 2012

“Musashi”, de Eiji Yoshikawa (1935)



Musashi, Miyamoto Musashi.
Se trata de una leyenda en Japón, algo así como El Cid español. Un guerrero medieval que alcanzó en vida una fama inmensa, pero que palidece ante la que le ha otorgado el paso de los siglos.
 Musashi representa la perfección absoluta en el dominio de la espada japonesa, un ronin (samurái sin dueño) rural que vivió durante toda su vida por y para la espada, siguiendo el camino del guerrero hasta convertirse en uno con sus sables, logrando una comunión casi divina entre cuerpo, mente y armas. Es el referente cuando se habla de BU-SHI-DO o camino del guerrero .
Su vida (1584-1645) es en parte confusa, pues en las historias se mezcla la realidad con el mito y es complicado discernir qué pertenece a quién. Más o menos se sabe que nació en un entorno rural (el año de su nacimiento baila), en una familia de descendencia aristocrática (samurái) pero pobre. Hasta hay dudas acerca de si fue adoptado o hijo legítimo, etc. Fue un joven problemático y orgulloso, y segó su primera vida a los 13 años en un duelo ante un luchador errante (en esa época, como luego haría el propio Musashi, era muy común que aquellos que querían perfeccionar su técnica de lucha viajasen por todo Japón, casi como vagabundos, meditando y viviendo de la caridad y del cobijo de los templos, lanzando desafíos en cada pueblo o escuela de lucha para luchar con quienes los aceptasen, que en no pocas ocasiones acababan en muerte o miembros amputados).
Autorretrato de Musashi
 Posteriormente, un Musashi algo mayor (15-16 años) partió como un guerrero errante, tomando parte en duelos e incluso llegando a participar en la batalla de Sekigahara, la batalla más famosa y sangrienta de la historia de Japón, en la que su bando perdió. Más adelante llegó a Kioto donde desafió y casi acabó con la secular escuela de lucha Yoshioka (acabó con los 3 hijos de la familia y un número enorme de adeptos en unos duelos que son auténtica leyenda, especialmente el tercero, en el que luchó el sólo contra una treintena, matando  o hiriendo de gravedad a la mitad de ellos al tiempo que “inventaba” un tipo de lucha con dos espadas, katana y wakizashi)
una de las pinturas más famosas de Musashi
 El paso de los años, los duelos y la vida errante moldearon el carácter de Musashi, y fueron tornando poco a poco su orgullo en humildad, conocimiento interior y sentido común. Pasó por muchos templos buscando sabiduría, adoptó el budismo Zen como filosofía y erró perdido por los bosques y montañas durante años enteros. Dejó de luchar tanto a muerte, pasando a utilizar el bokken (espada de madera) en vez de los sables, aunque podía luchar y ganar con el arma que eligiera. Se interesa por la pintura, la ceremonia del té y la caligrafía, llegando a ser con el tiempo un gran pintor. Ya con una fama grandiosa, pues había participado en más de medio centenar de duelos, ganándolos todos, a la edad de 28-30 tuvo lugar su duelo culminante, enfrentándose a Sasaki Kojiro, otro maestro de la espada con fama de invencible (uno de los poquísimos samuráis que ha obtenido el rango póstumo de Kensei, como el propio Musashi). Derrotó (y mató) a Kojiro con una espada de madera, de un solo golpe, en la playa de la isla Ganryu.
 Durante los siguientes años dejó la vida errante, llegando a fundar su propia escuela, al tiempo que por fin entraba a formar parte del servicio a un señor feudal o daimyo, con lo que por primera vez en su vida ostentaba el rango de samurái. En esta época, mucho más documentada, también participa en duelos, pero con mucha menor asiduidad. Ya cercanos los 40 años vuelve a viajar, y al cabo de unos años entra en servicio de un nuevo daimio, Hosokawa Tadatoshi, y pocos años después tiene un papel relevante en la sofocación de la rebelión de Shimawara.
Sus últimos años los pasará escribiendo (su Libro de losCinco Anillos es aún uno de los más leídos en Japón y sirve como guía para muchos empresarios, políticos y dirigentes), ya con problemas de salud, y como eremita en una cueva, muriendo poco después a los 60-62 años de edad.
El legado de Musashi es inmenso, puede encontrarse referenciado en multitud de momentos de la vida cotidiana japonesa, durante siglos su nombre era la vara de medir en la que se fijaban los grandes samuráis de cada época, su escuela sigue siendo una de las más importantes de Japón, aparece en muchas películas, juegos, cómics y animación japonesas, y se han escrito varios libros sobre su persona.
 Uno de ellos es “Musashi”, de Eiji Yoshikawa (1935), el que me he leído recientemente y que me ha encantado.
Protagonista del manga Vagabond, basado en Musashi
 Como mi intención al hablar de este libro no era destriparlo (aunque en parte no queda otra con semejante chapa), he preferido contar por encima la vida “más real” de Miyamoto Musashi. El libro se centra en la vida de Musashi desde Sekigahara hasta el duelo con Sasaki Kojiro, y aunque por supuesto cuenta sus encuentros más famosos, es una historia novelada, y por tanto con muchos añadidos, con un Musashi muy idealizado, con una historia de amor y algunos personajes totalmente inventados, pero sin perder el hilo principal de la vida del protagonista. Realmente es muy divertido y está muy bien escrito, describiendo de manera bastante real la vida en aquella época, tomándose las tragedias con la sencillez de aquella época, en la que morir era más normal que vivir. Además imprime una pátina de humor a muchas partes, y recrea con muy buena pluma las batallas. A veces puede resultar algo irracional, si bien se debe, creo yo, a la diferencia tan grande entre nuestra cultura occidental actual y la del Japón medieval.

El libro tendrá en torno a 1000pags y en España se publicó en 3 partes, si bien yo lo he conseguido entero para e-book 

Si os ha gustado el libro y/o la historia de Musashi, os recomiendo también su “Libro de los Cinco Anillos”, cortito y algo extraño en cuanto a lenguaje, pero que permite entrever su filosofía de vida. Como digo es corto, va dando pequeños apuntes o "consejos" y deja siempre mucho espacio a la reflexión personal. Algunos capítulos hablan exclusivamente de técnicas de espada pero la gran mayoría son muy extrapolables a cualquier actividad, pues lo que se trata es de dar el enfoque mental correcto a  cada situación, cómo afrontarlas, cómo utilizar con sentido común los recursos disponibles y que postura tomar ante reveses, imprevisto o adversidades. Se encuentra lleno de frases absolutamente ciertas en la actualidad. También está para e-book.

Publicar un comentario