Sobrarbe es mi vida, gente sencilla y parajes únicos. El lugar donde mis cenizas, dentro de muchos años espero, abonaran nuevos bosques y praderas.

27 ene. 2012

Picoteando

Cuando no existe la posibilidad de tomarte los días enteros libres para realizar grandes rutas, ya sea a pié, en bici o con focas, Sobrarbe cobra aún más relevancia. Y es que contamos con la posibilidad de hacer infinidad de pequeñas rutas de un par de horas o media mañana que no por cortas dejan de tener encanto.

Al contrario, la inmediatez de estos "tentempiés" nos obliga a recorrer la Zona Zero: terrenos más cercanos a Ainsa, al Biello Sobrarbe o a Bajo Peñas, menos espectaculares que el Pirineo axial pero con multitud de recodos y lugares mágicos, con grata sorpresas y una óptica diferente.
Más aún en las tardes de invierno, con su alucinantemente tenue luminosidad. Y es que lo he dicho ya muchas veces, Sobrarbe muta, es un mundo nuevo cada estación.

Y de cada tentempié nos llevamos el ticket:











Publicar un comentario