Sobrarbe es mi vida, gente sencilla y parajes únicos. El lugar donde mis cenizas, dentro de muchos años espero, abonaran nuevos bosques y praderas.

30 nov. 2012

Cómo se recupera un camino?

Tanto desde la Asociación de Amigos de los Camino Tradicionales de Sobrarbe como desde la Zona Zero llevamos un buen número de años limpiando senderos, rescatándolos del olvido, restaurando este patrimonio cultural, tan importante muestra de antropología como las casas, ermitas o puentes. O incluso más, pues todas ellas no hubieran existido de no ser por los caminos tan perfectos y estudiados que se hicieron en la antigüedad.
Centrándonos en Sobrarbe, la gran mayoría de caminos importantes que se han utilizado hasta hace bien poco, hasta las llegada de las carreteras, datan de la Baja Edad Media (S. XIII-XV), momento en que la paz y el poder Real tras la reconquista estaban ya consolidados y desde la Corona se quiso mejorar las comunicaciones en el Reino de Aragón para favorecer el comercio interno y gestionar mejor los excedentes de producción de cada zona.
Comando Morico de limpieza
Por supuesto no todos los caminos recuperados datan de entonces, mucho de ellos no formaban parte de la red principal y su misión era más humilde: unir pueblos entre sí, llegar a ermitas y santuarios, o acercar los huertos, zonas de pasto y de labor a los núcleos de población. Pero podemos asegurar con pocas dudas que prácticamente todo ellos contarán con un mínimo de un cuarto de milenio a sus espaldas. Y por tanto sus muros, sus piedras de enrollar, sus escaleras, sus fuentes y esos árboles inmensos que crecen a su vera dicen tanto de nuestros ancestros como cualquier otro monumento. Y merecen un respeto.
Es por tanto que el primer punto a tener en cuenta a la hora de recuperar un camino es el respeto: respeto a las curvas que hace, a las piedras de sus muros o de su piso, al espíritu que tuvo. En suma, respeto a su trazado original.
Los senderos que limpiamos, en su mayor parte no se hayan documentados en ninguna lista de donde poder conocerlos, sino que requieren de su “redescubrimiento”. En ocasiones sabremos de ellos porque nos los hemos cruzado de manera fortuita en medio del monte, o porque mirando el mapa con sentido común era lógico que estuviese ahí. En otras porque lo hemos visto en antiguos mapas o fotos aéreas, o porque preguntando a un anciano de la zona, este nos lo ha enseñado.
De todos los casos es sin duda este último el mejor, pues tener de viva voz una persona que te hable de sus usos, te cuente alguna anécdota que tuvo lugar en él y te provea de información sobre nombres y topónimos es impagable. Es por ello que  aunque alguien del lugar no nos lo haya mostrado, una vez que tenemos un camino localizado hemos de tratar de encontrar a gente que lo conociese en uso y nos explique todo lo posible acerca del mismo.
Repasando con la cizalla

Sabido esto, el camino debe andarse y marcarse con GPS, para no equivocarse al limpiar y además poder conocer  su longitud, desnivel, puntos importantes de pasos, cruces, etc. Además con el andado del mismo ya podemos realizar una estimación de la posibilidad o no de recuperarlo, del tiempo que puede costar su limpieza y de si ésta puede/debe ser una prioridad o no merece la pena (por su accesibilidad, por la belleza del terreno que transita, por sus posibles conexiones, etc.) Una vez realizada toda esta faena de información previa ya podemos ponernos manos a la obra.
Limpiar un camino es algo que como todo en esta vida sólo se aprende con experiencia: de comenzar con sierras de mano y tijeras de podar, cortando la mínima vegetación posible al uso de desbrozadoras y motosierras, azadas y picos, rastrillos y cizallas abriendo el camino entre 1 y 2 metros de anchura para evitar que la vegetación lo invada en una estación.  También hemos aprendido a organizarnos mejor el trabajo, a distribuirnos en cuadrillas de trabajo, donde los mejores resultados se dan en grupos de 3-4 personas por tramo, siempre dependiendo de las características propias del camino. De todos modos, y para no hablar de casos muy particulares, digamos que la base de trabajo es la siguiente:
  1. Delante 1-2 personas con motosierra cortando los troncos, ramas y arbustos más gruesos, con los que no podrá la desbrozadora. Igualmente, al ser el trabajo más rápido (pero no menos cansado) le da tiempo a apartar todo lo que corta.
  2. A continuación el operario de la desbrozadora, capolando todo arbusto y sotobosque (aliagas, boj, romeros, hierbajos altos, etc.) que haya, que siempre suele ser muy abundante. La faena de las motosierras le dan el espacio necesario para poder trabajar con comodidad. Sólo se dedica a esto, no limpia nada.
  3. Ahora  viene el paso de 1-2 personas que, con sierras de mano y rastrillos van quitando todo lo cortado por la desbrozadora y terminando de serrar cualquier rama o arbusto que se hayan dejado quienes les preceden (esto incluye raíces, tocones, ramas, etc. Que dan un buen “acabado” al camino)
  4. Por último vienen 1-2 zapadores que azada en mano arreglan tramos en los que la gravedad o la erosión han podido con el camino, zonas donde las piedras sobresalen molestas o donde la caja del camino se ha visto estrechada y precisa mayor anchura. A su vez también se dedican a reconstruir muros que se hayan caído, etc.
sendero bucólico
Una vez el camino está transitable, queda por hacer la parte final: balizarlo y publicarlo
  • El balizamiento consistirá en marcar los cruces y los lugares de salida y llegada con flechas que indiquen las direcciones, destinos y si es ciclable o sólo apto para senderismo. Igualmente se señalarán los lugares importantes del trazado, o con toponimia conocida (collados, zonas de campos, árboles importantes, fuentes, elevaciones, ruinas, pueblos, etc.) y en caso de atravesar zonas valladas, estas se señalizarán y colocarán carteles indicando que se sea muy respetuoso con las mismas, y se dejen como se encontraron. Además, si el camino va a formar parte de alguna ruta balizada del Centro BTT hará falta colocar las señales correspondientes de IMBA.
  • La publicación y publicitación es la última parte, y no menos importante, pues se trata de poner en valor el camino, de lograr que la gente lo recorra (lo que ayudará directamente a su mantenimiento y que no se cierre deprisa) y lo conozca. Así que con ayuda de las webs de ambas asociaciones (www.caminosdesobrarbre.com y www.bttpirineo.com ), de redes sociales y de notas de prensa se informará de sus características, sus puntos de interés, sus usos recomendados, etc. Y por supuesto se pondrá el track GPS a disposición de todos.
Ahora ya sólo se puede desear que todo este desinteresado trabajo sea del agrado de la gente, que se cuide y no se ensucie, que se respeten todos los lugares por donde se transita y por supuesto que se disfrute!!
Tras el esfuerzo una buena lifara para hace grupo

Publicar un comentario