Sobrarbe es mi vida, gente sencilla y parajes únicos. El lugar donde mis cenizas, dentro de muchos años espero, abonaran nuevos bosques y praderas.

23 jun. 2008

Crónicas Neozelandesas. Día 2 (10/11/07)

Diana a las 6,45. Luis ya lleva ratos despierto, que poco amante del sueño!! Por otra parte es un alivio, pues ronca como si le fuera la vida en ello, y conciliar el sueño se me ha hecho duro, jejeje.

Vamos en taxi a recoger la caravana, hemos quedado a las 8. Llegamos pronto y las señoras de la limpieza nos invitan a un café con leche en su cocina (que maja es la gente de aquí) para no esperar afuera. Una vez está la vendedora, nos reembolsa el taxi que hemos cogido, nos explica como funciona este traste, y firmamos los seguros, contratos y demás. Ayer Hedley trajo aquí las bicis, así que las montamos ya en la camper. Es una Mitshubishi, grande, nueva y poco potente, tiene 2 camas de matrimonio (a mi me toca la que está encima de la cabina y a Luis la de la parte de atrás. Así mas lejos espero que oiga menos sus ronquidos!!

Nos explican como rellenar el agua, el gas, las baterías, como vaciar el agua sucia (dumping) y la letrina (mmmm) y cómo marcha todo. Parece fácil. Lástima que conduzcan por la izquierda, ¡¡Pérfida Albión!!

Luis la coge primero, pa eso tiene todos los carnets habidos y por haber. Primera parada: el hipermercado. Una hora dentro comprando lo indispensable y lo dispensable: Papel higiénico y jabón, sal y azucar, pan, leche, galletas y chocolatinas, patatas y huevos, embutido, queso, pasta y arroz, chucherías, carne y fruta… (lástima que luego viéramos que las sartenes no sirven para hacer tortilla y huevos fritos…)

Cogemos carretera, 100km dirección nor-oeste hacia Craigieburn, pequeña estación de esquí en los Alpes. Por la carretera nos extrañamos de ver los primeros bichos muertos por la carretera, cada poco rato vemos unos animales similares a ardillas pero más grandes chafados en la carretera. Luego nos enteramos que son opossum, unas zarigüeyas que son una plaga brutal, introducidas hace años por colonos, y que se han extendido hasta el punto que el gobierno ha pagado 1$ por cada opossum muerto.


Nos cambiamos y comenzamos. Cielo plomizo, un valle estrecho y muy boscoso que se abre donde empieza la tasca y acaban los árboles. La pista es de tierra y grava, muy fácil de subir, con una pendiente moderada. Vamos despacio, mirando la vegetación de los lados que se nos hace muy extraña, al tiempo que cautivadora. Se combinan unas extrañas coníferas con helechos gigantes, líquenes que trepan por las ramas vistiendo los troncos con una pelusilla verde clarito, minúsculos arbustos que recuerdan a las palmeras…

La rampa final es tremenda, durísima y larga, nos hace parar a recobrar el pulso, ¡cómo se nota el jet-lag! Llegamos a una estación de esquí a 1400mts que consta de 5-6 casitas de madera, y 3 arrastres, todo ellos en línea uno tras otro, que suben al final del collado, imagino que a 2200-2300 mts. De allí se combinan las pistas que bajan a las casitas o los senderos que suben a pié a los picos circundantes para bajarlos con las tablas. Esto sí que se podría hacer en Ruego y no rompería ni el paisaje ni el ecosistema!! Que “avanzados” estamos en España con nuestras super-estaciones…pa qué contar…
Echamos un bocado en un banco al inicio del sendero. Joder que bien pinta, brutal!!!!

El singletrack avanza a media ladera, llaneando en pasajes muy estrechos, bien atravesando graveras, bien tasca o los últimos restos de bosque. Muchas zonas a nuestros pies son extraplomadas. Me recuerda la Tira de Bies y el canal del Cinca, pero más expuesto en muchos puntos. Paramos a hacer fotos. El silencio que nos rodea, no hay un alma, es sobrecogedor. Menuda forma de empezar!! Esto es visitar un país y no ir de cabeza al turismo!! Las nubes se quieren abrir, pero siguen tapando los picos, y la luz no favorece las fotos, pero aún así disfrutamos de nuestro aislado y mágico valle. El sendero es perfecto, babeo cual caracol, ni en sueños pensaba encontrar algo tan bueno, (Gracias Hedley por hacernos la ruta así en vez de “normal”).

La putada, he olvidado el la camper la batería de la cámara lápiz y no puedo grabarlo!!!Tras una gravera chunga que nos obliga a cruzar desmontados y con mil ojos, llegamos a un tramo de subida que, si bien muy dura, es posible ciclar y que nos conduce a un collado entre medio del bosque. De allí, a casi 1200mts nos espera un sendero fantástico hasta los 800 por medio de un bosque de cuento. Sendero estrecho, sin piedras, fácil salvo por unas cuantas raíces. Es rápido, sinuoso, con curvas cerradas, y pierde altura muy despacio. No corremos mucho porque es el primer día, no son nuestras bicis y calzamos ruedines de 1,95, así que como pa forzar…

Nota mental: los barrancos que cruzamos (cientos) o están encauzados con troncos atravesados o tienen puentecitos de madera, lo que los hace todos ciclables. Tras 4km de sendero se acaba lo bueno, llegamos a una pista que en 1km comunica con la caravana.

Vaya inicio!!! Sólo 3 horas y 15 km, pero cómo ha cundido!!! Casi 2 horas de sendero y más de 8km en total.

Nos duchamos en la caravana, y comemos algo. Toca hacer otros 60km hasta cerca de la siguiente ruta. Aparcamos por la tarde en una zona de picnic al lado de la carretera, en la orilla de un río que baja con una pitera…Tiene baños y mesas, y se puede pasar la noche, es perfecto. Nos preparamos unos filetes y una ensalada y a la cama pronto, que mañana mas!!!!!
Publicar un comentario