Sobrarbe es mi vida, gente sencilla y parajes únicos. El lugar donde mis cenizas, dentro de muchos años espero, abonaran nuevos bosques y praderas.

5 dic. 2008

Que nieve...


Este sábado amaneció completamente blanco. La noche trajo el sueño y lo cubrió de una manta de blanco aterciopelado.
Y nosotros quisimos aprovechar para darnos un chapuzón de copos de nieve bici mediante…pero con suspense…

El sábado a la tarde, cuando parecía que dejaba de nevar, nos subimos a San Vicente de Labuerda para estrenar el camino del Cocullón, recién limpiado por los Amigos de los Caminos Tradicionales de Sobrarbe. No se como nos lo apañamos pero siempre logramos llegar de noche al coche, salgamos a la hora que salgamos. Hacer toda la bajada a oscuras, primero en penumbra y luego ya de noche, nevando, por medio de un hermoso pinar cubierto completamente de blanco, es una auténtica gozada.

Las ramas de los árboles, dobladas por el peso, crean un túnel por el que nos deslizamos con la bici, derrapando en las curvas, mojándonos con la nieve que cae de los pinos, intuyendo obstáculos y trazadas…

El domingo más de lo mismo, por Santa Catalina, con más nieve en el piso y menos nubes en el cénit. El palmo que ha caído nos obligó a andar buenos ratos, y el cielo nos brindó unas fotos espectaculares en lo alto del monte.

El PR que baja de Santa Catalina es tremendo, ya sea nevado, seco, anegado de agua, de noche, de día…es trialero, revirado y trepidante, un placer para los sentidos.
Claro que bajando hacia el Soto era ya bien oscuro, y entrando en Ainsa noche cerrada…no es bueno olvidar las costumbres!!!
Publicar un comentario