Sobrarbe es mi vida, gente sencilla y parajes únicos. El lugar donde mis cenizas, dentro de muchos años espero, abonaran nuevos bosques y praderas.

10 oct. 2009

La Munia: Las Puertas de la percepción


Sol, tu que nos marcas el rumbo hacia las puertas que dividen la luz de las penumbras.
Luz que proyecta sombras, penumbra que esconde reflejos cristalinos

Tierra y hierba, conjugadas sobre una ladera, formando el camino que hemos de andar.
Camino con inicio, camino sin fin

Viento que nos traes recuerdos de un ayer y de muchos mañanas que ya han sucedido en nuestras mentes.
Viento que nos refrescas al calor, viento que nos hielas en el frío.

Nieve, metáfora de la naturaleza, a veces efímera, otras en cambio, imperecedera.
Nieva desde el cielo, nieva desde el suelo

Agua, la necesidad de lo potencialmente devastador, indomable tañedora de murmullos.
Agua que remansa en lagos cristalinos, agua que sudamos a cada paso

Roca, mole oscura que pacientemente aguardas nuestras manos y pies como hiciste y harás dentro de cientos de miles de años.
Roca, protagonista de tantos sueños creados y espectadora de tantos otros rotos.

Viento y agua, Rodin y Miguel Ángel que esculpís las formas más caprichosas que un visionario jamás podría soñar.

Vosotras que diseñasteis la mágica V del collado de las Puertas, vosotras que disteis forma a la hermosa arista de La Munia, que cincelasteis las verticales paredes de Barrosa y labrasteis los contrafuertes del Robiñera. Sois las que moldeasteis una isla a 2500mt de altitud en medio de un ibón de Feng Shui, las artífices casi siempre mudas de todo el paisaje por el que hoy nos movemos.

Qué incapaces somos los humanos a vuestro lado:

Ay! si las obras del mejor de los escultores tuviesen la capacidad de evocación y necesidad que proyecta sólo una de vuestras aristas de roca y hielo.
Qué sala cuenta con una iluminación par a los juegos de luz y sombra del sol y las nubes?
Qué valdría una talla mundana que tuviese la capacidad de persuasión de estos simples ibones?
Qué museo puede presumir de unas alfombras de hierba fresca?
Qué medidas de seguridad guardarían una escultura capaz de inspirar los mismos sueños que infunden las caprichosas formas del macizo de Monte Perdido recortándose en la lejanía?

Siluetas cabalgan los aires
No le busques razón
A lomos de briosos montes
Viajan a su interior
Surcando océanos de nubes
Se hayan a si mismos
Navegando eriales de nieve
Vagan libres al fin
Publicar un comentario