Sobrarbe es mi vida, gente sencilla y parajes únicos. El lugar donde mis cenizas, dentro de muchos años espero, abonaran nuevos bosques y praderas.

30 jun. 2012

Mourelle y Espade: integral norte del Neouvielle completada

 
Granito y agua componen el maravilloso mundo del Neouvielle


Es miércoles de madrugada cuando suena el despertador, será miércoles de buena mañana cuando ya salga a la calle, vestido y desayunado, armado con todo el hierro necesario para volver al Neouvielle, de nuevo con Nacho como guía.
La idea es concluir lo que empezamos la semana pasada. Si el jueves anterior hicimos la arista norte al Neouvielle desde la Brecha deChausenque, hoy queremos escalar las aristas del pico de la Mourelle y D’Espade, acabando en la mentada Brecha.
Es la llamada Integral Norte del Neouvielle.
Cresta D´Espade vista desde el Parking
Deja vú de la semana pasada: misma carretera, misma furgo y mismo parking. Hasta el tiempo es igualmente bueno y apacible, tal vez algo más nublado y menos caluroso. Sólo cambia que ya es Junio y han empezado a cobrar el acceso al lac D´Aubert.
Son las 8 cuando comenzamos a andar, a buen paso, en dirección la hourquette Mounicot (2547m), el collado en el que empezaremos a trepar. Previamente cambiaremos de vertiente en otro collado, la hourquette D´Aubert. El tramo entre ambos collados incluye bajar por una canal pedregosa hasta una ladera todavía nevada que cruzaremos cramponeando. La nieve ya húmeda de estas fechas ralentiza el paso, si bien la travesía es corta y en breve estamos en Mounicot.
Lac D´Aubert
Una vez preparados y bien encordados comenzamos trepando las primeras estribaciones de la cresta de la Mourelle, pasos sencillos que salvamos a buen ritmo en ensamble. La escalada es bonita, el granito de una calidad soberbia y las vistas completan un lugar paradisiaco. 
Cresta de La Mourelle (dcha) desde la horquette D´Aubert
Salvamos los primeros pasos algo más comprometidos de uno en uno, si bien no es necesario asegurar a Nacho que para el esto es muy sencillo. Tras el “calentamiento” de la semana pasada estoy ya mucho más suelto y puedo escalar con mucha más confianza, disfrutando de cada paso y cada agarre. Salvados varios tramos de III y IV que nos permiten sobrepasar los primeros gendarmes, llegamos al largo más difícil de la cresta, una placa surcada de fisuras (IV, IV+) que si bien no presenta grandes problemas a priori, el hecho de ir con botas en vez de gatos obliga a ceprenar lo suyo. Igualmente mi tamaño es un obstáculo en la última fisura, ya tan ancha para que un escalador quepa, pero que a mi se me queda pequeña, o como se dice en el idioma, off-width. Tras pararme a pensar un poco visualizo una manera de solventarla y termino el largo, contento pero asfixiado del esfuerzo. 
Un paso sencillo pero muy espectacular por el patio
Por suerte lo siguiente es sencillo y rápidamente llegamos a la cima del pico de La Mourelle (2679m) con lo que puedo aprovechar para recobrar la respiración poco a poco. Todavía quedan un par de gendarmes que superar. El primero lo flanqueamos para evitar una chimenea sencilla pero que igual “me queda” pequeña y subimos por una variante. El segundo es una placa de IV que se pasa con holgura.
Una placa super disfrutona de La Mourelle
El recorrido suaviza pues estamos en el tramo de empalme con la segunda cresta del día, la del pico D´Espade.  Por unas canales llegamos a la parte alta donde va a empezar el cresterío en sí, momento que aprovechamos para echar un bocado y coger fuerzas que falta hace. El tiempo se ha nublado pero no demasiado y desde luego calor ya no hace.
Cresta D´Espade, se nos nubla el día
Esta cresta está más descompuesta que la anterior, y compensa el no tener pasos difíciles con el hecho de tener que mirar muy mucho donde pisar, pues el terreno resbala y las rocas se desmenuzan.  Llegamos a la punta de un bonito gendarme que bajaremos en dos rápeles algo guarros pero muy chulos, y luego ya encadenaremos una parte de roca mucho más agradecida, pasos bastante aéreos pero no complicados (III) y en poco rato estaremos en la punta del Espade (2850m).
Buen lugar para un rapel
Una nueva ración de jarcia por el gaznate y ya nos iremos para abajo. El tramo hasta llegar bajo la brecha de Chausenque es perro, pues la nieve húmeda se junta con una pendiente considerable y hace delicado el descenso. Así que despacito y buena letra, poco a poco vamos perdiendo altura y en media hora llegamos al recorrido normal de ascensión al Neouvielle, y lo que queda hasta el coche es ya conocido, aunque no por ello menos traicionero, pues la nieve esconde agujeros por doquier y las piernas parecen tener predilección por ellos!!
Nacho en la horquette D´Aubert
Otro gran día en la montaña, en este hermoso recodo francés del Pirineo que tan cerca tenemos. Otro gran día con Nacho enseñándome cosas nuevas y ayudando a recordar otras medio olvidadas.
Espero estar listo para los Alpes!!!
Taillon y Gabieto vistos desde el Espade
Publicar un comentario