Sobrarbe es mi vida, gente sencilla y parajes únicos. El lugar donde mis cenizas, dentro de muchos años espero, abonaran nuevos bosques y praderas.

18 ene. 2008

Rallada de las gordas (pasé la prueba del doping!!)

Soy un retazo de mi mismo, perdí el resto enganchado a un arbol del camino.
soy el 3 de Pi, la punta del iceber, la espina de la rosa, y más...
soy la sopera de la vajilla, los signos de puntuación del poema.
Estoy a medias, soy lo diferente, pero sin mi el resto no existe
pierde su razon de ser, se olvida de su significado, de su esencia
como cabalgar al galope hacia un horizonte lleno de inventos mecanicos
un caballo que en la partida tenia el valor de mi alma
en el horizonte sólo tiene valor en un matadero
y por muy rápido que cabalgase, no he llegado tan lejos como aparenta eso
a no ser que en el horizonte el alma solo se compre y venda a peso.
Se que voy a cambiar para adaptarme al mundo que me asfixia,
conozco el punto de fuga, está aqui al lado, tan inabordable
como un libro para un necio. Yo soy el gran necio, pues sí se leer.
Allanaré el camino a mi racionalidad......si??
Es lo que debiera hacer, pero se que algo me retiene de hacerlo

sin la suficiente fuerza como para triturarlo todo,
pero con la necesaria para dejarme entre dos aguas,
con los pies en remojo y el alma constipada.
Aprecio la paz, la belleza, el sacrificio por un sueño, y los he puesto todos

en mi agenda, pero perdi el lapiz y ya no pude firmarla....

La luz que me despierta proviene del sol que se cuela entre las ramas
de estas hayas a cuyas raíces mi cuerpo ha llegado.
Hasta en las caídas la bici y yo somos uno, pues yace aquí conmigo,
compañera de búsquedas o de escapadas, que al fin y al cabo son lo mismo.
Escapo de mis pensamientos o busco mi lápiz, todo es intercambiable.
Es una carrera contra mi reloj que me envía al más arriba aún,
o al más veloz descenso....y hoy ha acabado en el suelo...
suelo a donde me persiguen mis pensamientos hasta en mi estado de
inconsciencia, y ahí se han repetido una y otra vez, otra vez..

La luz que me despierta retiene las últimas palabras de mi rallada
en los labios...lápiz, firmar... agenda...
Si, eso es, estábamos aquí en este bosque tratando de encontrar un lápiz.
Mañana volveremos a buscarlo, y pasado mañana...
Puede que no encuentre el maldito lápiz, pero habré ciclado el camino hasta mi destino...

Jorf
Publicar un comentario