Sobrarbe es mi vida, gente sencilla y parajes únicos. El lugar donde mis cenizas, dentro de muchos años espero, abonaran nuevos bosques y praderas.

27 ene. 2012

Picoteando

Cuando no existe la posibilidad de tomarte los días enteros libres para realizar grandes rutas, ya sea a pié, en bici o con focas, Sobrarbe cobra aún más relevancia. Y es que contamos con la posibilidad de hacer infinidad de pequeñas rutas de un par de horas o media mañana que no por cortas dejan de tener encanto.

Al contrario, la inmediatez de estos "tentempiés" nos obliga a recorrer la Zona Zero: terrenos más cercanos a Ainsa, al Biello Sobrarbe o a Bajo Peñas, menos espectaculares que el Pirineo axial pero con multitud de recodos y lugares mágicos, con grata sorpresas y una óptica diferente.
Más aún en las tardes de invierno, con su alucinantemente tenue luminosidad. Y es que lo he dicho ya muchas veces, Sobrarbe muta, es un mundo nuevo cada estación.

Y de cada tentempié nos llevamos el ticket:











2 comentarios:

Mzungu dijo...

Preciosos "tikets" Jorge, eres afortunado de vivir en un sitio tan magico.

Mayte dijo...

Ojalá mis picoteos tuviesen tan buena pinta como los tuyos! Mi valle del tajuña no está mal para engrasar las bielas, pero parece un sandwich de pavo con coca cola frente a tu jamón Serrano, tu queso curado y tu chato de vino